miércoles, 16 de abril de 2008

Ella

Hoy, por si alguien le da el punto y lee mi blog, no hablaré de nada técnico, para dar un respiro a los que me han dicho que cuente también cosas mías y no solo cosas de sangre y tubitos.

Hay en la planta donde hago las prácticas una enfermera que es mi ídolo. Se trata de una chica simpática y cercana pero con carácter, una de esas personas que combinan un carácter alegre y accesible con una personalidad bien firme. No es tan común... La gente tiende a oscilar entre estos dos extremos. O bien resultan agradables en general por tener demasiado poco carácter y nunca plantar cara (...yo mismo...) o bien se pasan al otro lado y se pasan el día echando broncas a todo el mundo y en general proyectando un aura de tensión a su alrededor.

Ella tiene un sentido del humor irónico e inteligente que sin embargo no resulta ofensivo. Como enfermera, es una de esas personas que encara la tarea con optimismo y sin poner caras de cansancio, aburrimiento, dejadez o despego... como les pasa a tantos... Tal como la describo puede parecer que es la alegría de la huerta, pero no es una payasa, simplemente irradia positividad. (Esto empieza a parecer un artículo escrito por Jorge Bucay o alguien del palo =S)

Es agradable saber que entre tanto profesional cansado de su trabajo hay también gente como ella por ahí. Como enfermero, y como persona también si me apuras, quiero un día parecerme a ella.

1 comentario:

desdecasa dijo...

Hugo,me dio el punto...Tenía ganas de escribirte hace días y por fin dispongo de tiempo ( y del ordenador...que tu padre parece que se huele cuando quiero usarlo)ayer era mi día tope para no dejar de llamarte, pero Ana quiso ir al cine y a la salida nos enredamos, así que tampoco llamé. después de tantos días juntos te echo de menos ( dirás !Ya se nota! )pero es verdad.Hoy espero cogerte en casa y que no sea demasiado tarde para llamar. Te tengo que dejar porque papá va a la Uned y hay que poner ñla comida . Un gran beso de mamá, la perdida ( No seas mal pensado...)